Natalicio Víctor Jara

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Víctor Jara y su legado en la Casa de la Cultura de Ñuñoa

Por R.M.

De origen campesino, hijo de un inquilino y una cantora popular, Víctor Jara es uno de los principales referentes para la música chilena y la escena artística popular. Su obra completa continúa alzándose como bandera de protesta por las luchas sociales del país. 

En 1953 inició formalmente su camino en la interpretación musical cuando ingresó al coro de la Universidad de Chile, interés que ya había cultivado gracias al trabajo de recopilación folclórico de su madre, Amanda Martínez. 

Entre 1959 y 1961, estudió actuación y dirección en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, estudios que manejó paralelamente a su carrera musical junto al conjunto folclórico Cuncumén, entre los años 1957 y 1962. 

En el libro “Victor. Un canto inconcluso” (re-edición 2020) escrito por su esposa Joan Jara, se relata el rol de Víctor como gestor y educador en la Casa de la Cultura de Ñuñoa en el año 1963. Fue Gregorio de la Fuente, entonces director del espacio, quien le solicitó fundar una Escuela de Folclore, donde se dedicó a transmitir las danzas folclóricas de Chile.

Su obra trabajó el rescate de la tradición y la reivindicación social de las clases populares del país. Fue director artístico de Quilapayún entre 1966 y 1969, colaboró con Inti Illimani y fue también asiduo participante de la famosa Peña de los Parra.

En 1970 asumió un fuerte compromiso político en las campañas electorales de la Unidad Popular y con el gobierno de Salvador Allende. Al año siguiente, entró al cuerpo de artistas estables de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones de la Universidad Técnica del Estado. El 11 de septiembre de 1973 se presentó a cumplir sus labores en dicha universidad, donde fue tomado prisionero por el Ejército de Chile, siendo torturado y asesinado días después en el Estadio Chile, el cual hoy lleva su nombre. 

Un camino con su nombre

A partir de este martes 28 de septiembre, en su natalicio número 89, la ex calle Ecuador de Estación Central será nombrada como Avenida Víctor Jara, en honor a la memoria del cantautor que recorrió ese camino hasta el ex Estadio Chile. Esta conmemoración se lleva a cabo tras las gestiones del Concejo Municipal en conjunto con las vecinas y vecinos agrupados en la “Coordinadora Una Avenida para Víctor Jara”.

Por otra parte, esta tarde tendrá lugar la cuarta edición del Festival Arte y Memoria (FAM), el que será transmitido de manera gratuita por las plataformas de la Fundación Víctor Jara, donde el cantautor será tributado con más de 30 presentaciones grabadas por músicos/as nacionales y extranjeros/as. 

La actividad también incluirá una visita guiada por el Estadio que hoy lleva su nombre, además de la entrega a Joan Jara, viuda de Víctor, del Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales 2021 por su sobresaliente trayectoria en el desarrollo de la danza en Chile.

Relacionado